Skip to content

Granos de kéfir

Granos de kefir

Granos de kéfir

El kéfir tiene su origen en la región del Cáucaso, y es considerado el “superalimento” a la moda por sus propiedades medicinales. Se trata de una bebida fermentada, que ha sido culto por miles de años en su país de origen; pero que en los últimos años ha pasado a formar parte de una alimentación balanceada a nivel mundial.

De los granos de kéfir se prepara una bebida fermentada a base de leche muy similar al yogurt, la cual sirve para regular diferentes afecciones intestinales gracias a sus pros bióticos; así como también mejorar los huesos gracias a su gran contenido en calcio y tratar infecciones gastrointestinales por su propiedad de antibiótico natural.

Su apariencia es similar a una coliflor pero del tamaño de unos granos de arroz, reaccionan con la leche y se forman a través de cultivos de levadura, bacterias y otros microorganismos que surgen del proceso de fermentación.

Beneficios del uso de los granos de kéfir

  • Problemas digestivos: cuando los granos de kéfir son sometidos al proceso de fermentación, surgen ciertos microorganismos que se alojan en los intestinos; estos ayudan a regular y mantener el correcto funcionamiento del proceso digestivo. Y al mismo tiempo, facilitan la digestión de aquellos alimentos que son más difíciles.
  • Salud ósea: el uso constante de los granos de kéfir, ayuda considerablemente en la salud ósea; especialmente en aquellas personas que sufren de osteoporosis. Esto se debe a que los granos de kéfir contienen un alto nivel de calcio y vitamina k2, que ayudan a regenerar estos huesos.
  • Infecciones bacterianas: los granos de kéfir contiene una alta concentración de pro biótico, que ayudan a proteger los intestinos de infecciones gastrointestinales. Además de trabajar como una barrera protectora contra bacterias estomacales fuertes como h pylori, salmonella, e coli, entre otras.